lunes, 19 de diciembre de 2011

4 comentarios:

Remei dijo...

Lo que hubiera dado yo por estar ahí en ese momento, que preciosidad Marce, eres un captador de almas, las atrapas, y nos haces felices.
Bendita calma...

Maria Dolors dijo...

Como decíamos ayer....
Todo el mar es misterio resonante
y palabra inicial;
nada hay a espaldas de él, nada delante;
el mar es una eternidad constante
y un movimiento en lo inmortal.
E.Marquina

Bona tarda Marce

Amig@mi@ dijo...

Marcelo, me pregunto si sigo en mi casa o me he desplazado al paraíso. Preciosa la cabecera. Precioso este paisaje, y si no te importa seguiré un rato por aquí
Un abrazo

Laura.M dijo...

Por qué el mar nos emociona tanto!!
Puedo pasarme horas sentada en la arena mirandolo.
No me equivoqué al llegar aquí... y he hecho el recorrido entero.
Un beso