sábado, 11 de agosto de 2012

Festa do pulpo.



   Casi 30,000 personas ( hay quien dice, 50,000) están a punto de entrar en este bello parque para degustar el preciado pulpo en el 50 aniversario de dicha fiesta. Se hace con la inercia de una fiesta que dio comienzo de la forma más racional. Hoy  es una macro fiesta gastronómica para un día. El parque resiste en  silencio  y en  sus raíces la más incongruente de las acciones humanas. Pero, como decía Chaplin, los números santifican y hacen con ello borrar nuestra propia pisada. La que algún día se mostrará, como hoy la crisis, una acción demoledora y sin sentido alguno.


  Al día siguiente, los medios informativos comentan que fueron 80,000 las personas que masticaron el tentáculo.  Si esas mismas personas se dan cita para protestar contra los demenciales recortes ( en este país hay 450,000 políticos, frente a 165,000 médicos. Está claro donde hay que recortar), la cantidad que saldría en los  medios sería de unas 10,000 personas.


6 comentarios:

Remei dijo...

Espero que no hagan destrozos, aunque la tranquilidad que hay en este bello parque va a desaparecer...
Una alternativa sería hacer la fiesta del pulpo en el puerto, a pie de barcas y anclas, en un lugar más fácil de limpiar después...sin que cause daños ecológicos...
Es una pequeña e insignificante opinión, pero es que me da tristeza pensar que por unos momentos, los árboles, los pájaros, las plantas se asusten o sientan malestar...
Un beso pulpito mío!

Nonna dijo...

0.000 personas..son una marabunta. Ese hermoso bosque ha de sufrir pisadas, basuras, olores y humos. Todo eso repercutirá en su entorno. Espero que sean cívicos y lo dejen en su estado inicial.
Mientras me contento con admirarlo tal cual está a través de tu imagen.
Un abrazo Marce-lo

CarmenBéjar dijo...

No me quiero imaginar esos parajes de ensueño y meigas invadidos por una oleada de humanos inhumanos, sedientos de carne de pulpo. ¿80.000 personas? ¡Qué barbaridad! Cuatro veces la población de aquí junta, ufff. Niños, ¿de dónde sacáis tanto pulpo? Va a llegar un día en que además de cargarnos nuestros bosques, nos vamos a quedar sin fauna marina.
Este año, de todos modos, se perdona porque con la que está cayendo... a nadie le amarga un pulpo.
Saludos

Katy dijo...

La guerra de cifras es una constante en este país. Parece que se han olvidado de las mates y cuentan con los dedos:-)
Lo importante es degustar tan delicioso manjar. Yo lo tome en Melide cuando hice el Camino de Santiago. Riquísimo
Un abrazo

María dijo...

Viendo la belleza de ese lugar, casi da pena imaginar a esa masa de gente masticando pulpo ahí, por muy rico que esté ( que lo estás:-) da igual el baile de cifras con el que jueguen interesadamente quienes se dedican a manipularlas... si la gente saliera a protestar o mejor aún, cortara de raíz la posibilidad de que todos estos que nos recortan dejaran de hacerlo y se cortaran ellos un poco...la información, empezaría a notarse en el día a día... y seguro que ella empezaría también a ser veraz ... no como ahora, tooodo envuelto en una inmeensa mentira.


Muaaaaaaakss ¡¡me gusta tu vena díscola!! :-)

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Es que según algunos todo es relativo... Besos.