miércoles, 8 de febrero de 2012

Lobelia erinus.


      Planta herbácea, bien tupida, es prima hermana de Lobelia urens ( la matacaballos); y no es para menos por que ambas las dos son venenosas. Es baja, bien poblada de brotes, llenos de hojas alternas y abundante floración, en varios colores. Provista de un labio inferior, llamativo y como sus parientes, remata la corola en tubo, con sépalos bien abiertos, triangulares, mirando abajo o, casi... estoy con la comida, luego sigo......, con dos máculas en la parte superior, en el centro, teñidas de blanco y amarillo. El labio va trifoliado, semejante a las hoja de los tréboles . La planta tapiza el suelo donde se asienta, rocallas, mezclando varios colores de sus variedades hace un conjunto de envidiable hermosura. Se reproduce bien por semilla o por brotes semimaduros de septiembre a octubre.
  Es originaria de sudáfrica y, como la mayoría de las plantas ha sido introducida. Y, parece que el género de esta hermosa planta fue dedicada a el Médico y botánico Matthias lÓbel. Como muchas especies ...

12 comentarios:

María dijo...

Gracias por tu visita a mi blog.

¡Me encanta esta fotografía! te felicito por ella, me quedo viendo otras entradas.

Un beso.

Katy dijo...

Esta no la conocía. Pero este color es inimitable. Fantática flor.
Un abrazo

Elvira dijo...

Me gusta mucho esta pequeña flor, con su azul tan intenso. Boas tardes, Marce!

CarmenBéjar dijo...

Una flor tan hermosa y tan mortífera Esa dualidad suele ser habitual entre las flores. Nos engañan con su aspecto bello y son hermanas de la muerte.
Saludos

Aquí me quedaré... dijo...

Pues sí que tarda horas en hacer la comida...


La flor es muy bonita y de nombre muy difícil de aprender

He ido a pedirla y he pedido un lobilu y me han dicho que en flor no existe nada copn ese nombre.

Saludos

Laura.M dijo...

La Lobelia tiene un color precioso... No se te pegaría la comida ??
Un beso.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Hay labios que envenenan y no obstante resultan irresistibles. Sólo con el tiempo, quizá, se aprende a distinguir. O quizá más bien se aprende a optar por la vida. Besos.

Inma dijo...

Debe ser preciosa esta mata con el azul tan intenso de tantas flores.
Un abrazo Marce

Maria Dolors dijo...

Parece imposible que una hermosura de flor asi, esconda una toxicidad
tan elevada...hasta las flores tienen
un código secreto, que es interesante conocer...

Un abrazo, y expléndida fotografia.

Juglar dijo...

Tan hermosa y con tanto veneno dentro.
Tiene un color increíble.
¡Preciosa entrada, marcelo!
(He tenido problemas con el blog. Tenía dificultades para entrar en algunos blogs y dejar comentarios. Me pongo al día)

María dijo...

No sé si esta flor tan preciosa es la misma que crece por las paredes de piedra y las cubre casi como la hiedra. Es curioso como con las flores pasa como con los animales a veces los colores más llamativos avisan de lo mortífero y venenosos que son.


Un besito MARCELO, por cierto, yo vivo casi al final de la desembocadura del Miño, así que... casi somos vecinos:-)



PD
Me temo que se me estaba quitando el frío, sobre todo el de dentro... desgraciadamente, me ha vuelto...pero no te preocupes, se me pasa rápido:-)
Gracias por acercarte.

A ver si el finde nos arregla a todos un poquito.
Que el tuyo sea muy feliz.

Rayuela dijo...

nunca las había visto tan cercanas!

adoro su azul*