viernes, 15 de febrero de 2013





De la relación entre la humanidad y el tabaco una de las primera primeras cosas que llaman la atención son la intensidad y la duración de su unión. No hay ejemplos similares , dentro de la relaciones que el hombre mantiene con las especies del reino vegetal, que puedan siquiera comparársele. Es un caso único de relación con una planta que non sirve para alimentar. Es cierto que existen otras sustancias que se fuman como son el cannabis, el opio y que hay otras , como el café o el té, que se ingieren sin ánimo alimenticio; pero ninguna de ellas puede compararse con el tabaco. Esta relación tampoco es nueva dentro de la historia humana, es un romance perpetuado a lo largo de 18000 años, fecha en que nuestra especie se enfrenta por primera vez con la que estará destinada a ser una una de sus grandes pasiones irracionales, hasta el punto que algunos etnógrafos y antropólogos non dudarían en calificar el uso del tabaco como unha característica definitoria do ser humano.


5 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Y creo que si no fuera por as sustancias añadidas para su actual comercialización, no tendría porque ser dañina. Pero así son las cosas.
Un abrazo y buen finde

Remei dijo...

Puede que nos defina, a la especie humana?
Estás profundizando mucho en tu investigación, te lo agradezco amigo.

Un beso.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

O del ser inhumano cuando intenta dejarlo... Besos.

mariola dijo...

Para el propio deleite del ser humano, como vía escapatoria, como acto social. Vínculo que el ser humano aún sabiendo que es perjudicial defiende.
un abrazo marcelo.

mariola dijo...

Para el propio deleite del ser humano, como vía escapatoria, como acto social. Vínculo que el ser humano aún sabiendo que es perjudicial defiende.
un abrazo marcelo.