lunes, 18 de febrero de 2013



Es de imaginar que el descubrimiento del fuego, el humo y su elevación al producirse, hizo que se tomase con elemento comunicador de las alturas y sanador. Rápidamente apareció ligado a la fumigación de los campos, aplicado a vírgenes  como elemento de purificación y fertilidad, hasta se usaba como símbolo de paso de la adolescencia a  la edad adulta. Como ahora, antes el tabaco era deseado por los jóvenes al ser propio del mundo de los mayores y, todo niño deseaba poder alcanzar.
  Se utilizó para todo: contra picaduras de serpientes, fiebres, dolor de muelas. Y claro, en el imaginario cultural se acabó convirtiendo en algo imprescindible, el tabaco era ya un medio de socialización. Así, pasó de ser utilizado por los chamanes a ser elemento de uso cotidiano: en infusiones, masticación, jarabe etc. Una de las más usadas era la aspirar el polvo  de tabaco molido rapé y, con el paso de los siglos, el fumarlo en forma de cigarro.

9 comentarios:

Noushka dijo...

Gracias por tu visita, Marcelo!
Muy interesante lo que presentas sobre el tabaco!
Hace mucho tiempo que no fumo pero puedo comprender que los humanos hubieran sentido la necesidad de fumar ciertas plantas con la esperanza de comunicar con sus dioses.
Yo mismo sería tentada, en ciertas circunstancias, por Ayahuasca con un chamán que sabe lo que hace...!
Un saludo!

Katy Sánchez dijo...

Me encanta, lastima que todo lo estropea la ciencia jajaja. Y que no me oigan.
Bss

pluvisca dijo...

Hasta que los del siglo XX le pusieron adictivos para volvernos adictos...que pena!!!

:)

MTeresa dijo...

Tú también lo haces fácil,
leer y comprender,
sentirse documentada
con tus palabras,
regresar de lo antiguo
a lo cotidiano,
un abrazo

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Una pena que en nuestra sociedad haya perdido todo su valor místico. Como la música. Besos.

mariola dijo...

Un medio de socialización todavía muy extendido hoy en día.
Pero ya es lo que era antes, demasiadas sustancias adictivas que nos hacen ser prisioneros de nuestro propio consumismo.
Un beso marcelo.

Remei dijo...

Esta es una aventura narrada amigo.
Y tiene su lógica...el humo que se eleva, insinuando sus propiedades por su extraña forma casi mágica.

Me encanta leerte!

Pat.mm dijo...

Marcelo, hacía tiempo que no venía y me llevo una sorpresa! Sabes la tira!

Un abrazo,

Patricia dijo...

Es interesante ese cambio que invita a la reflexion. De sanador a aniquilador... Y asi es como el tabaco paso de ese estado natural curador a veneno quimico :(
saludos,